iktan tv logo.png
logo-zector-3.0 (1).png

Estamos en Radio y TV

  • Presidio Yucatán

28 historias mínimas de los héroes argentinos que levantaron la Copa América en el Maracaná


Después de tanto soñar y añorar, finalmente se cumplió el anhelo de todo un país: Argentina es campeón de la Copa América 2021. Aunque el papel de Lionel Messi fue fundamental para alcanzar el objetivo durante todo el certamen, hay otros 27 jugadores que acompañaron al crack del Barcelona de excelente manera y lograron doblegar a Brasil en la final disputada en el estadio Maracaná. Una racha de casi tres décadas que llegó a su fin y que le permitió al plantel lograr la hazaña para entrar en la historia dorada del fútbol nacional al levantar el trofeo número 15 de dicho certamen. En conmemoración a estos héroes, recordamos trayectorias y datos insólitos de la carrera de cada uno de ellos.


EMILIANO MARTÍNEZ

El arco argentino tiene dueño y para rato. La figura de Emiliano Martínez apareció gracias a su gran nivel en el Aston Villa de la Premier League en donde es titular. Pero antes de llegar a ser tenido en cuenta por Lionel Scaloni, debió pasar por un largo camino el cual inició en Independiente tras haber sido rechazado por Boca y River. Miguel Ángel Santoro, ex arquero del equipo de Avellaneda, apostó por Dibu a los 12 años. Sin embargo, Emiliano no llegó a debutar en el Rojo ya que tuvo un momento que cambió su vida para siempre: fue parte del Sudamericano Sub 17 con Argentina en 2009 en el cual atajó dos penales frente a Brasil y llamó la atención del Arsenal de Inglaterra. Nunca pudo asegurar la titularidad en los Gunners y hasta fue cedido al Oxford United, Sheffield Wednesday, Rotherham United, Wolverhampton, Reading y el Getafe de España. Durante la temporada 19/20 de la Premier League, una lesión en la rodilla de Bernd Leno, usual titular del equipo, le dio una chance inmejorable que no dejó pasar. El Aston Villa se movió rápido ya que necesitaba seguridad bajo los tres palos, salió en busca del argentino y lo convirtió en el arquero más caro en la historia de la liga inglesa: 21.5 millones de euros. Apoyado en el yoga y la psicología, se adueñó del arco albiceleste hace apenas un mes.


FRANCO ARMANI

Cuando Franco Armani salió campeón de la Copa Libertadores 2016 con Atlético Nacional logró asentar su nombre como ídolo de la institución colombiana. Pero dentro de sí, siempre supo que su verdadero sueño era defender el arco del seleccionado argentino y encontró un camino viable hacia su objetivo: pasó a River Plate a principios de 2018. A mediados, se ganó la convocatoria a la Selección de la mano de Sampaoli e incluso atajó en dos encuentros durante el Mundial de Rusia. Su papel en la final de la Libertadores en el Santiago Bernabúe le permitieron cerrar un gran año. En 2019, Lionel Scaloni lo convocó por primera vez para representar la Albiceleste y hasta tuvo un papel trascendental en la Copa América 2019 atajándole un penal a Derlis González. Con un total de 15 defensas del arco argentino, hoy es el primer suplente de Emiliano Martínez y atajó frente a Bolivia en la última fecha de la fase de grupos. El Pulpo está decidido a cerrar su carrera en el club que apostó en él desde un principio. Atlético Nacional lo espera con los brazos abiertos a recibir a su héroe y el arquero admitió en varias oportunidades que cumplirá con su palabra de retirarse en el equipo verdiblanco.


AGUSTÍN MARCHESÍN

El orgullo de San Cayetano también tiene una amplia trayectoria en su carrera profesional. Centrodelantero hasta los 15 años, un día el arquero titular de su equipo faltó y se tuvo que hacer cargo del buzo con la dorsal número 1 en la espalda. De ahí en adelante, Agustín Marchesín encontró su verdadero puesto y comenzó a crecer de manera exponencial. Aunque fue una corta estadía, Huracán de Tres Arroyos fue el primer equipo que confió en él antes de pegar el salto a Lanús donde atajó por diez años. Debutó en Primera a los 20 años, levantó el Apertura 2007 y la Sudamericana 2013. Emigró al Santos Laguna en 2015 y fue rápidamente campeón. Su presencia en el once ideal de la Liga MX llevó al Club América a poner los ojos en él. Allí, levantó tres títulos. Presente en las listas de las Copa América de 2015 y 2019, nunca pudo adueñarse del puesto titular y pese a que Sampaoli le prometió un lugar, finalmente no lo convocó al Mundial de Rusia 2018. Por eso, decidió pegar el salto a Europa para aparecer en el radar de la selección argentina nuevamente: el Porto de Portugal, uno de los dos equipos más grandes del país, lo compró a cambio de 7.7 millones de euros. Durante la última temporada, su equipo eliminó a la Juventus de Cristiano Ronaldo en los octavos de final de la Champions League y fue la sorpresa más grande en la edición del certamen. Volvió a tener un lugar en la Albiceleste de la mano de Scaloni.


JUAN MUSSO

El último arquero de la lista entró a la Copa América sobre el cierre. El cuarto lugar pertenecía al ex Boca y nuevo refuerzo de Monterrey, Esteban Andrada. Pero las lesiones lo marginaron de la nómina final y quien ingresó en su lugar fue Juan Musso. Surgido en las inferiores de Racing y con debut en 2012, el arquero viene teniendo un crecimiento exponencial: primero el Udinese lo compró a la Academia por cuatro millones de euros y, luego de tenerlo tres temporadas, lo vendió al Atalanta por 21 millones de la misma moneda. El futbolista de 27 años se convirtió así en el segundo arquero argentino más caro en la historia después de Dibu Martínez. Sus buenas temporadas junto a Rodrigo De Paul en Italia lo pusieron en el radar de Lionel Scaloni para representar al país. Cabe destacar que cuando Argentina levantó la Copa América de 1993, el arquero todavía no había nacido.


GERMÁN PEZZELLA

La lesión de Cristian Romero llevó a Germán Pezzella a convertirse en parte de la columna vertebral de Argentina campeón de Copa América. En sus inicios como jugador pasó por Kilómetro Cinco, equipo de barrio en Bahía Blanca, Juventud Unida y Olimpo hasta que le llegó la oportunidad en River Plate. Su padre, fanático de Boca Juniors, no tuvo otra opción que ceder a los colores de su corazón y permitió que su hijo creciera profesionalmente en el cuadro de Núñez. Una vez que debutó con el Millonario en el 2011, sus planes de ser periodista deportivo quedaron en el pasado y se dedicó de lleno a crecer como defensor central. Con la llegada de Marcelo Gallardo al banco, tuvo protagonismo en los títulos de la Sudamericana 2014, la Recopa Sudamericana 2015 y la Libertadores 2015. Con participación en las categorías inferiores de la selección argentina y hasta siendo capitán en unas de ellas, en Europa comenzó a llamar la atención su nombre: el Real Betis desembolsó ocho millones de euros por su ficha. Dos años más tarde, la Fiorentina se lo llevó a préstamo durante un año y cuando quedaba poco para el vencimiento no dudó: utilizó la opción de compra para quedarse con el zaguero que rápidamente solucionó varios problemas defensivos que tenía el cuadro violeta.


NICOLÁS OTAMENDI

La vida de Nicolás Otamendi en el deporte siempre se dividió en dos pasiones: fútbol y boxeo. Durante su crecimiento en El Talar, practicaba fútbol e iba al gimnasio con su primo hasta que a los 12 años tuvo la oportunidad de probarse en Vélez Sarsfield y quedó: debutó allí hasta que dos temporadas más tarde lo compró Porto. Ya con el Mundial de Sudáfrica 2010 en la espalda donde tuvo de entrenador a Diego Armando Maradona, sus actuaciones en Portugal lo llevaron a cambiar nuevamente de camiseta y el Valencia lo pagó 12 millones de euros con influencia de su ídolo Roberto Ayala. Un año más tarde, Nicolás tuvo problemas con el club español y se negó a entrenar por algunos días. En ese momento, el Manchester City realizó un tapping (charlar con un futbolista sin permiso del equipo al cual pertenece) y se lo llevó por 28.5 millones de libras esterlinas. La influencia de Sergio Agüero fue muy importante para que Nicolás decidiera emigrar a Inglaterra. El General, así lo apodan por su festejo saludando a la gente con la mano en la frente, jugó cinco temporadas consecutivas con los Cityzens hasta que poco a poco fue perdiendo terreno con Pep Guardiola. A mediados de 2020, Otamendi le puso punto final a su paso por Manchester y fichó por el clásico rival de su primer equipo europeo, donde juega actualmente: Benfica.


NICOLÁS TAGLIAFICO

La historia de Nicolás Tagliafico con el fútbol tiene un llamativo inicio: recibió un golpe en la cabeza que lo dejó inconsciente cuando era un nene y defendía los colores del Club Atlético Social Villa Calzada. Aquella pérdida de memoria, fruto de un cabezazo de un contrario, se produjo en 2007 en un partido entre la séptima de Banfield y la de Rosario Central. “Me habían avisado que habrían personas de la Selección siguiéndome. De ese partido no me acuerdo mucho pero me dijeron que jugué bien. Por el golpe pasé la noche en una clínica de Rosario y ahí me informaron que iba a ser citado a la Sub 15″, recordó Nico. Ese llamado del seleccionado dirigido por Jorge Theiler no sólo le abrió el camino para cumplir su sueño de vestir la celeste y blanca, sino que le dio inicio a su etapa como profesional: con 14 años, Banfield le ofreció su primer contrato. Su dedicación lo llevó a formar parte del combinado Sub 17 de José Luis Brown y hasta se dio el gusto de vestir la cinta de capitán en un encuentro ante Honduras por el Mundial. A comienzos del 2011, su actuación en el Sudamericano Sub 20 de Perú fue recompensada con el debut en Primera con el Taladro. Con una cesión al Real Murcia en el medio de su paso por Banfield, Independiente se lo llevó a inicios de 2015. Con la llegada de Edgardo Bauza al mando del equipo nacional y con el exigido recambio de jugadores, el defensa del Rojo (capitán del equipo campeón de la Sudamericana en el Maracana) fue señalado como una de las caras que debía tener su oportunidad. De los 21 jugadores que integraron el plantel de la Sub 15 en 2007 únicamente Tagliafico llegó a la Mayor. Su presente está en el Ajax de Holanda, quien se lo llevó a inicios de 2018 por cuatro millones de euros. Además, se codea constantemente con Marcos Acuña por el lateral izquierdo de Argentina aunque sus estilos son muy diferentes. Los dos futbolistas son dueños de dicho carril con miras a la Copa del Mundo de Qatar 2022.


MARCOS ACUÑA

Marcos Acuña siempre luchó por sus sueños desde pequeño. Nació en Zapala y tomó amor por el fútbol en el club Don Bosco siendo la estrella de la categoría 1991. En el año 2008 vistió la camiseta de la selección de Neuquén, mismo año en el que el Ferro se lo llevó a Buenos Aires luego de ser rechazado por River, Boca, Argentinos, San Lorenzo, Quilmes y Tigre. Se alquiló un pequeño departamento en Floresta con el sueño de poder vivir del fútbol hasta que un llamado de su madre Sarita acordó un contrato con el club de Caballito. Era una chance que no se podía desaprovechar y el Huevo se esforzó al máximo: su buen nivel lo llevó a pegar el salto a Racing Club donde fue campeón como pieza fundamental de Diego Cocca en 2014. Tres años después, el Sporting Lisboa de Portugal pagó casi 10 millones de euros por él. En el equipo europeo, en un momento de malos resultados, los barras fueron en busca de él y de Rodrigo Battaglia donde recibieron amenazas de muerte. Alrededor de 50 violentos, que ingresaron al vestuario con la cara tapada y antorchas. “¿Dónde están Acuña y Battaglia?”, fue el grito con el que entraron al lugar, según relató en su declaración el colombiano Freddy Montero, quien recibió una bofetada y fue insultado. El Huevo dec