• Presidio Yucatán

"CASO DE JOSE EDUARDO SIGNIFICÓ ENSEÑANZA PARA LA PMM"


Con la reciente exoneración que hizo la Fiscalía General de la República (FGR) sobre la actuación de la Policía Municipal de Mérida en el caso José Eduardo Ravelo, quedaron varias enseñanzas para reforzar la actuación de la corporación durante sus intervenciones en el centro de la ciudad.


Aunque tiene una jurisdicción limitada en el norte por la calle 47, al sur por la calle 66, al poniente por la calle 72 y al oriente por la calle 50, es un espacio en donde transitan cada día alrededor de 200 mil personas, cuya seguridad está en manos de una policía que se ha distinguido por su interés en contar con procesos transparentes y humanos al momento de hacer alguna intervención durante un delito.

Un ejemplo del desempeño de la Policía Municipal en el centro de la ciudad se percibe en los indicadores de percepción de confianza que tiene, que ha permitido mantener a Mérida entre las diez ciudades con menor índice delictivo por más de tres años seguidos, siendo los delitos con mayor frecuencia el disturbio, amenazas o ebriedad, mientras que son nulos delitos de impacto como robos violentos, bancarios o secuestros.


Entre los procesos de mejora que anunció el director de la Policía Municipal de Mérida, Mario Arturo Romero Escalante, estuvo evitar acostar a los detenidos en la cama de las camionetas, instalación de bancas para trasladar a los asegurados a la cárcel municipal, sillas de ruedas disponibles en la entrada y revisiones médicas que garanticen la salud de los detenidos.


Este esfuerzo no es nuevo en el esquema de la corporación, sino que se alinea con los diferentes cursos de derechos humanos que los policías municipales reciben a lo largo del año, en los cuales se les capacita en temas como uso de la fuerza, marcos teóricos en la materia, entre otros.


Además, la corporación ha invertido en mantener su compromiso con la transparencia, al adquirir cámaras para los vehículos, cuyas filmaciones permiten analizar la actuación de los policías, las cámaras de solapa son otro instrumento que permite monitorear desde que un policía desciende de su unidad hasta la entrega del detenido en la cárcel municipal, así como las cámaras en las calles que son monitoreadas en las instalaciones y que permiten seguir en tiempo real los movimientos de los vehículos oficiales.


Aunque un sector importante de los actores del centro de la ciudad como son los comerciantes, transportistas y locatarios brindan su apoyo en la actuación policial, la Policía de Mérida seguirá este proceso de reestructuración para ampliar sus mecanismos de transparencia que den respuestas a las inquietudes ciudadanas.

26 visualizaciones0 comentarios
WhatsApp Image 2021-11-21 at 8.04.29 AM.jpeg