• Presidio Yucatán

Elecciones 2021: ¿Qué hacen los partidos para erradicar la violencia contra candidatos?


La violencia política no es un problema exclusivo de México, países como Brasil, Colombia, Italia y Nigeria también lo han vivido en la última década. Sin embargo, México destaca por el creciente número de asesinatos de candidatos en cada proceso electoral.


Estos ataques no son hechos aislados, nos hablan de diferentes problemáticas que aquejan al país. A lo largo de cada elección, poco se habla sobre la razón detrás de estos ataques, cómo prevenirlos y los grandes retos en cuestión de procuración de justicia.


México enfrenta un grave problema de violencia política y cada tres años rompe un récord en el número de agresiones y pregunto ¿hasta cuándo vamos a seguir con esta problemática?


Siempre que ocurre un ataque, atentado o asesinato, tanto los partidos políticos como las autoridades de los tres niveles de gobierno condenan la agresión, exigen una investigación y ahí se queda el incidente.


Se debe reconocer que, por primera vez, el Gobierno federal implementó una estrategia para proteger a candidatos. Pero los más de 80 asesinatos indican que la estrategia no ha sido suficiente e incluso varios postulantes abandonaron sus pretensiones políticas por temor a ser víctimas de alguna agresión.


¿Violencia está relacionada con el crimen organizado?


¿Entonces a qué nos enfrentamos? La violencia contra candidatos no necesariamente responde a cuestiones vinculadas con delincuencia organizada.


Existen agresiones que se derivan de riñas o disputas al interior de un partido político, y algunas de ellas podrían estar vinculadas a violencia de género.


Cuando se trata de delincuencia organizada, hablamos de dos situaciones, en la primera, los grupos delictivos atacan al postulante porque los confronta o representa un obstáculo. En la segunda, el postulante pretende favorecer a un grupo delictivo por lo que la organización rival decide agredirlo.


Hasta ahora, los partidos han exigido al Gobierno federal mayor protección a los aspirantes, reclamado justicia y que se detenga a los responsables.


Desafortunadamente, esta problemática no se resuelve con el arresto de los agresores, debemos ir más allá del enfoque reactivo y adoptar la prevención como medio de disuasión.


Los partidos políticos deben cuidar a sus candidatos

Desde mi perspectiva, los partidos políticos han demostrado poca voluntad para resolver este asunto y han optado por tomar la salida fácil de ceder esa responsabilidad, ¿pero qué hacen ellos para proteger a sus candidatos?


Actualmente, los partidos no verifican antecedentes para identificar posibles amenazas, tampoco analizan las vulnerabilidades de sus candidatos para determinar su nivel de exposición al riesgo.


La violencia política no tiene una solución fácil, pero un buen comienzo sería que todos los partidos asuman un rol más contundente ya que son sus aspirantes quienes están en la línea de fuego.


La violencia política en México no ocurre solo en cada proceso electoral. La evidencia demuestra que los ataques pueden suceder antes, durante y después de asumir un cargo público según un análisis de la Universidad de Baker.


Atender la violencia contra candidatos a nivel local resulta imperativo, por lo que es necesario analizar las dinámicas locales que originan estas agresiones.


No debemos olvidar que la autoridad local es quien tiene mayor proximidad con la ciudadanía y ahí radica su importancia en el sistema político.


Las agresiones contra políticos se han convertido en esa mano invisible que moldea nuestra democracia. En México estamos a tiempo de mitigar esta violencia antes de que sea demasiado tarde. Por ejemplo, en Nigeria, se han utilizado coches bomba para atacar a candidatos, hiriendo a civiles, mientras que otros mueren. ¿Tendremos que llegar a este punto para atender con seriedad el tema?

10 vistas0 comentarios